Cinco trucos para hacer una reforma más rápido

¿Quieres hacer una reforma rápida y barata? ¿Tu presupuesto está ajustado y necesitas ahorrar el máximo posible? Pues, aquí te daremos algunos truquillos para que puedas obtener el mejor resultado en tu reforma sin tener que dejar tu presupuesto en graves aprietos.

  1. Haz un inventario. Aunque pueda parecerte extraño, una de las mejores formas de ahorrar es utilizar lo que ya tienes. Sí: esa alfombra que tienes guardada puede producir la combinación perfecta al momento de hacer una reforma. La caja de madera que tienes en el jardín puede ser un hermosa librería miniatura con unos cuantos retoques. Al tener una lista de todo lo que tenemos, evitamos realizar compras innecesarias. ¡Y ahorramos tiempo!
  2. Vigila la iluminación. ¿Quieres tener un ambiente mucho más armonioso y radiante? ¿Harto de colores oscuros y fríos? Tal vez sea hora de quitar esas cortinas. Aprovechemos la luz natural. Si hay objetos tapando la luz que entra por nuestras ventanas, lo mejor será apartarlos y cambiarlos de lugar. También puedes aprovechar los espejos. Al colocarlos en un buen lugar de tu dormitorio, añadirán aun poco de luminosidad. Así nos ahorraremos tener que invertir en bombillas y lámparas. ¡Y tiempo!
  3. Papel decorado. Esta puede ser una excelente opción cuando queramos cambiar colores de nuestra habitación, cocina o jardín. Los papeles decorados nos permiten incorporar nuevas gamas de colores y diseños a nuestra reforma. También pueden ayudarnos a evitar el tedioso proceso de pintar. Sí, hay quienes adoran pintar, pero si estamos urgidos, lo mejor será apurar la marcha.
  4. Materiales sin uso. Ya sea porque alguna tienda de construcción ha decidido hacer una súper rebaja de inventario viejo y sin usar, o porque tengamos algunos materiales en nuestros armarios que podamos darle un nuevo uso. Comprar materiales con descuentos nos ayudará a mantener nuestro presupuesto y nos ahorraremos el tiempo de hacer comparaciones y presupuestos interminables para nuestra reforma.
  5. Sí: esa puerta que rechina cada vez que la abrimos sólo necesita un poco de aceite lubricante. Reparar es una buena opción si deseamos ahorrar tiempo, ya que sólo nos dedicaremos a arreglar el detalle que tenga nuestra puerta, pared o sillón. ¿Ya dije que también nos puede ayudar a ahorrar tiempo?

Hacer una reforma puede ser una aventura. Esperamos que estos consejos puedan ser útiles cuando decidas llevar a cabo los cambios que necesites.

You may also like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *